Conversemos

I’d like to learn more about Campaign Creators!

lectura de 3 min

5 ventajas de usar plataformas interactivas para clases virtuales

Por Dana Cano

La crisis por el Covid-19 ha sido difícil para todos, pero si buscamos algo bueno, podríamos decir que llegó en el momento indicado. La tecnología ha permitido que muchas industrias continúen trabajando a pesar de la restricción de la movilidad.

Una de ellas es, sin duda, la educación. Sabemos que muchos maestros extrañan a sus alumnos y las dinámicas de sus clases. Sin embargo, gracias a las plataformas interactivas disponibles, muchas aulas de estudio han podido mantenerse más cerca de lo que habrían pensando.

Si todavía no te atreves a utilizar una herramienta interactiva para tus clases virtuales, sigue leyendo para terminar de convencerte con estas cinco ventajas:

 

1. Mantén la atención de tus alumnos

 

Este es un reto incluso para las clases presenciales y se vuelve aún mayor en la educación virtual, ya que muchos estudiantes no cuentan con un ambiente apropiado en casa que les facilite la concentración. Además, simplemente no tienen a un profesor que les regrese la atención, mientras que la tentación de ver otras páginas web o sus redes sociales siempre está latente.

Es entonces cuando las herramientas digitales interactivas se vuelven fundamentales para los maestros o facilitadores. Estas plataformas permiten que los alumnos encuentren diversión en las lecciones; en otras palabras, les despierta una atención orgánica, no impuesta.

Por ejemplo, si estás impartiendo una clase de geografía y cuentas con un mapa interactivo, tus alumnos pueden explorar por su cuenta el área del que están aprendiendo. Podrían, incluso, crear sus propias rutas, insertar y ver videos e imágenes, con las cuales, les es más difícil aburrirse.

 

2. No tienes que inventar nada nuevo

 

Al inicio del aislamiento social, muchas escuelas se hicieron esta pregunta: ¿y ahora? Y es completamente comprensible pues para muchos, la educación virtual era un terreno desconocido. Pero esta crisis se convirtió en una verdadera oportunidad para quienes descubrieron las plataformas interactivas y uno de sus grandes beneficios: que ellas se adaptan a las necesidades de cada profesor.

Estas herramientas están listas para que cada profesor implemente su estilo de enseñanza. Es decir, ellas se moldean al profesor. ¿Quieres mostrar un video?, ¿que tus alumnos hagan un ensayo?, ¿o quizás enseñar historia de una manera dinámica?

Todo lo que imaginas es posible con una plataforma interactiva de enseñanza. Así que es cuestión de traer tu propio estilo de enseñanza y seguir enseñando online.

 

3. Se adaptan a tu horario y al de tus alumnos

 

El aislamiento social cambió los horarios de todos. Los profesores que antes trabajaban tiempo completo en un instituto, ahora tienen que seguir enseñando online y hacerse cargo de las tareas del hogar o de la educación de sus propios hijos. En el caso de los alumnos, muchos chicos ahora tienen que colaborar con los quehaceres o algunos se turnan para utilizar la única computadora en casa.

Las herramientas interactivas permiten que tanto alumnos como estudiantes puedan acceder a las lecciones en el horario que les viene bien. Si una clase está programada en vivo para las 9:00am, y si algún alumno no puede conectarse, siempre se puede grabar y enviar para que la reciban cuando puedan.

Para el beneficio de los profesores, las clases pueden ser pregrabadas (y de hecho, se recomienda que sea así). Esto permite que los docentes graben sus lecciones el día y la hora que les venga bien y los alumnos tendrán ese material disponible todo el tiempo.

 

4. Ahorro de costos de infraestructura física

 

Muchos profesores y profesionales han visto en la educación virtual una forma de diversificar sus ingresos económicos. Quienes antes alquilaban un auditorio para dictar una clase, al descubrir las plataformas interactivas han podido seguir con sus talleres.

El uso de estas herramientas no solo ha hecho posible continuar con su trabajo, sino que les está ahorrando costos de alquiler. Muchos docentes consideran cambiarse por completo a la enseñanza online o, por lo menos, tenerla siempre como una alternativa junto con un trabajo presencial.

 

5. Facilitan el trabajo del profesor a la hora de calificar evaluaciones o tareas

 

Cuando los docentes ya dominan el manejo de una plataforma interactiva, no solo la enseñanza se vuelve más divertida, sino que ahorran tiempo en varios aspectos. Uno de ellos es la tediosa calificación y revisión de tareas en papel.

Muchas herramientas digitales permiten la automatización de calificaciones en opciones de opción múltiple, por ejemplo. Por otro lado, cuando los alumnos también dominan las herramientas digitales, se les hace más sencillo desarrollar sus tareas y, más allá de que les resulte fácil, se divierten al hacerlo. ¿Estás listo para llevar tus clases virtuales al siguiente nivel? Descarga nuestro brochure informativo, aquí.

New call-to-action

Descarga GRATIS este ebook: E-commerce y Covid-19

Conoce el impacto, oportunidades y retos para la industria del e-commerce y cómo recuperar el consumo de nuestros consumidores durante y después del COVID-19.

Book_Phone_COVID