Conversemos

I’d like to learn more about Campaign Creators!

lectura de 3 min

5 tips para dar clases virtuales

Por Jaime Solís

Pensar que el futuro será digital es una mentira: el presente es digital. Lo que también es verdad es que no sobrevive el más fuerte, sino el que se adapta a las condiciones.

Y eso lo saben bien quienes pertenecen a una de las industrias más alteradas por la crisis del Covid-19: el sector de la educación. Sin embargo, también hay que saber que la enseñanza tiene más alternativas de supervivencia y de progreso qu otros sectores.

Ante esta realidad, los profesores tienen todo a su favor. Es cuestión, simplemente, de tener una mente abierta y algo de tiempo para aprender a gestionar las herramientas digitales a tu disposición.

Aquí te damos 5 tips para que tus clases virtuales sean un éxito:

 

1. Considera pregrabar tus clases

 

Hasta antes del aislamiento social, la mayoría de las clases virtuales se impartían con la modalidad de webinar, es decir conferencias virtuales en vivo. Se trata de una sola clase sin interrupciones que presenta la alternativa de repetir el video entero para los estudiantes que no pudieron conectarse a tiempo.

La respuesta de instituciones educativas y de profesores no acostumbrados a enseñar en línea fue seguir con los webinars al no poder continuar con las clases presenciales. Los alumnos tenían que cumplir un horario y si no se conectaban, se consideraba como una falta.

Bueno, eso no tiene que seguir siendo así para beneficio de los alumnos (y créenos, para ti también). Muchos profesores han optado por pregrabar sus clases: ojo, no grabar mientras se está dando una clase, sino antes de que esta sea publicada. Sí, al puro estilo de un youtuber.

¿Por qué hacerlo? Por estas tres razones: tu clase se vuelve más precisa, los alumnos tienen la flexibilidad de verla en el horario más conveniente y pueden repetirla cuantas veces sea necesaria.

Recuerda que en Latinoamérica, el acceso a Internet todavía no está garantizada en todos los hogares. A algunos alumnos se les puede dificultar estar en streaming por el ancho de banda de su servicio de internet.

 

2. Reglas claras antes de empezar

Luego de un par de clases virtuales, seguro te habrás dado cuenta qué normas son necesarias para el bien de todos. Ahora que lo tienes más estudiado, escribe esas normas de una manera clara y sencilla y preséntaselas a tus alumnos.

Y una vez que hayas definido las reglas, ¡quédate con ellas! Los estudiantes

prefieren una clase sistemática, en la que saben cómo deben comportarse y qué pueden esperar de ella.

Comunica por ejemplo, si los alumnos deben tener sus cámaras o micrófonos activados; cuándo se pueden hacer preguntas o si se pueden escribir sus inquietudes por el chat. ¿Habrá un descanso de cinco minutos? ¿Hasta cuándo pueden enviar sus tareas? Todos necesitamos la mayor claridad posible en estos momentos.

 

3. Define una manera en que los estudiantes se pueden comunicar contigo

Tus alumnos te necesitan, física o virtualmente. Por eso es fundamental que tú y ellos sepan las alternativas de comunicación que tienen. Y así como las herramientas que van a utilizar, es muy importante que los horarios estén claros: cuándo pueden esperar una respuesta a sus correos electrónicos, cuándo estarán conectados al chat o cuándo pueden tener una consultoría.

Si la institución para la que trabajas no ha definido los canales de comunicación ‘oficiales’ entre alumnos y maestros, te recomendamos utilizar aquellos con los que ya estés familiarizado. Puede ser vía email, por WhatsApp o Slack.

Cualquier opción que elijas, cuéntales a tus alumnos y fija horarios. Por ejemplo, ellos deben saber que tú respondes mails y chats todos los días de 9:00 a 10:00. Esto les permitirá organizarse más eficientemente.

 

4. Diseña una clase simple, clara y corta

Las clases tradicionales están diseñadas para durar entre 45 minutos y una hora. Las largas presentaciones dificultan la comprensión de tus alumnos cuando no están contigo en persona. Por eso, segmenta tu clase en diferentes temas y haz un video sobre cada uno.

Si el total de tu clase dura una hora, haz cuatro videos de 15 minutos. Por ejemplo, si tu clase va de la Segunda Guerra Mundial, te proponemos dividirla de la siguiente manera:

  1. Los antedecedentes (qué provocó esta guerra)
  2. Inicio, protagonistas y características
  3. Datos interesantes (cuántas bajas, datos de migraciones)
  4. Fin de la guerra y consecuencias (quiénes ganaron, creación de la ONU)

Tener una clase diseñada de esta manera, te permitirá mejorar tu enseñanza porque podrás ver tus oportunidades de mejoras. Y a tus alumnos, les permitirá volver a ver lo más importante de acuerdo a las temáticas.

 

5. Ten en cuenta que la experiencia (para ti y tus alumnos) mejora con el tiempo

Como todo cambio, este puede tener resistencia… al inicio. Sí, no somos nativos digitales (como lo son tus hijos, sobrinos o hijos de tus amigos, que nacieron sabiendo utilizar el celular), pero la tecnología cada día es más amigable con el usuario.

Las herramientas interactivas están a tu disposición para que tú les des tu estilo de enseñanza. Si sientes frustración, seguro no eres el único profesor que pasa por lo mismo. Habla con tus colegas y cuéntales qué te está funcionando y en qué crees que puedes mejorar. Contar con una comunidad docente es el mejor apoyo.

Sé sincero que tus alumnos y diles que este es un espacio nuevo para ti. Sé abierto con ellos y pídeles sus comentarios para saber en qué puedes mejorar. Esto, además, alimentará la relación con tus apreciados alumnos que seguro estás extrañando ahora. ¿Estás listo para llevar tus clases virtuales al siguiente nivel? Descarga nuestro brochure informativo, aquí.

New call-to-action

Descarga GRATIS este ebook: E-commerce y Covid-19

Conoce el impacto, oportunidades y retos para la industria del e-commerce y cómo recuperar el consumo de nuestros consumidores durante y después del COVID-19.

Book_Phone_COVID